Lo último

Otros titulares

Navigation

Perú emergente centro de inversión


La República del Perú es un estado amplio, que ocupa una superficie de 1,285,215 km2 con tres regiones muy distintas: costa, sierra y selva (amazónica). Limita al norte con Ecuador y Colombia; al este con Brasil, sureste con Bolivia; al sur con Chile y el Océano Pacifico; y al oeste con el Océano Pacifico. Es de destacar, pues, su excelente y estratégica situación en América Latina, haciéndole frontera con dos de los países de mayor peso en el continente y con otros dos en pleno desarrollo.

La enorme riqueza en recursos naturales de Perú lo posiciona como un eje de inversiones, para empezar, Perú es la segunda potencia mundial en extracción pesquera. Sus capturas anuales alcanzan cerca de los 10 millones de toneladas, de las cuales el 95% se destina a la producción de harina y aceite de pescado, de los que el país es, a su vez, el primer productor y exportador mundial. Es, además, uno de los líderes del mundo en producción minera, que constituye su principal fuente de ingresos. Como productor de oro, cinc, plomo y estaño es el primer extractor de América Latina y el segundo de plata, cobre y molibdeno.

El comercio exterior se encuentra completamente liberalizado, por lo que no existen obstáculos significativos para la entrada de productos extranjeros, salvo ciertos problemas en productos alimentarios, como el aceite de oliva y el jamón con hueso. Actualmente, el Perú es un país en rápido crecimiento que ofrece oportunidades en producción de alimentos, minería y metalurgia, industria forestal, turismo, petroquímica, entre otros.
Perú se está convirtiendo en un centro latinoamericano de inversiones gracias a la estabilidad económica y política que ofrece y su ubicación geográfica.

Oportunidades de negocio en Perú

Son cuatro sectores donde se destacan las oportunidades de negocio en Perú: 

Manufacturas: Las oportunidades están dadas por las altas inversiones que realizará el Gobierno peruano en capacidad de generación eléctrica, mantener y mejorar las actuales instalaciones de transmisión eléctrica, crear nuevas redes de transmisión, convertir a gas naturales dos centrales térmicas e invertir en electrificación rural. 

Agroindustria: El consumidor peruano prefiere los quesos maduros, mozzarella y en menor porcentaje el fresco. Dentro de los maduros los más apetecidos son el gouda y parmesano, con una alta rotación en los supermercados y de uso diario en las preparaciones de la gastronomía peruana. 


Textiles: El comprador peruano busca calidad en los productos, precios competitivos y tiempos cortos de entrega, generando oportunidades comerciales. La oferta local aún no cumple con los estándares exigidos. Los productos de mayor demanda son: encajes, etiquetas, blondas, cintas fijas y elásticas, botones, herrajes y demás materiales que son utilizados en la cadena de confección. 

Servicios: En Perú existe un boom en el sector de la construcción, especialmente de obras civiles (transporte masivo, centros comerciales, obras de saneamiento y conjuntos residenciales, entre otros) y hay una fuerte tendencia al establecimiento de alianzas estratégicas entre las empresas locales y extranjeras para atender los grandes proyectos de infraestructura. El Estado sigue siendo uno de los principales demandantes de servicios de ingeniería y construcción.

Centro de Inversión

Perú es un país abierto a la inversión extranjera, cuya Constitución consagra el principio de trato nacional para los inversores extranjeros. Esto se refleja en el régimen fiscal peruano que ofrece numerosos beneficios fiscales tanto a los inversores extranjeros como a los nacionales. Entre los incentivos figuran:

Acuerdos de estabilización: En el marco de estos acuerdos se concede a los inversores con una determinada inversión mínima el derecho a aplicar aquellas normas fiscales que estaban vigentes en el momento del inicio de su actividad en Perú. Es decir, estas empresas no se verán afectadas por un posible aumento de la carga impositiva introducido con posterioridad al inicio de su actividad. En caso de que la carga tributaria haya disminuido, se les concede a los inversores la opción de elegir el sistema tributario más favorable, siendo esta decisión irrevocable. 

Construcción: Aquellas empresas peruanas que ganen licitaciones internacionales en el sector de la construcción pueden importar temporalmente la maquinaria necesaria para llevar a cabo los trabajos. Cuando la construcción esté finalizada, las empresas pueden disfrutar de descuentos especiales de hasta un 20% al establecer el valor en aduana de la maquinaria importada de forma definitiva. 

Sector Agrícola: Las empresas agrícolas están sujetas a un tipo del Impuesto sobre Sociedades reducido del 15%.

Zonas de junglas: Las empresas constituidas en las zonas tropicales de Perú y que realizan el 70% de sus actividades en ellas disfrutan durante un período de 50 años de numerosos incentivos, entre los cuales figura un tipo reducido del Impuesto sobre Sociedades de entre el 5% y el 10%.

Comentarios:

0 comments: