Lo último

Otros titulares

Navigation

Suiza innovación, estabilidad y eficacia


Suiza encabeza por sexto año consecutivo el ranking de competitividad publicado por el Foro Económico Mundial (FEM). Donde, la calidad y la eficiencia son las armas para hacer buenos negocios en un país de primera categoría como Suiza.

Pocos países pueden presumir que su influencia y popularidad en el mundo se deban a elementos tan relativamente inconexos entre sí como el chocolate, el reloj, la neutralidad política o el secreto bancario.

Suiza no forma parte de la ONU, aunque en Ginebra esté alguna de sus sedes; Suiza no envía tropas en misiones al exterior, pero una Guardia Suiza protege al Papa; Suiza no ha participado en ninguna guerra desde 1848, pero tiene un ejército eficaz del que forman parte activa todos sus ciudadanos varones hasta los 34 años; Suiza es una democracia dinámica, abierta, transparente y ejemplar, pero es más conocida por sus secretos financieros.

Sin embargo, cuando se escarba en su realidad, uno se da cuenta de que no son tantas las paradojas y de que esas piezas sin relación encajan con precisión: a la fabricación de chocolate y de relojes les une el gusto por las cosas bien hechas, por la calidad y exactitud en los detalles; el secreto bancario es consecuencia de la neutralidad política y la discreción con la que los suizos viven y trabajan. Tan discretos y correctos que a algunos les pueden resultar aburridos.

La economía suiza

Suiza cuenta con una economía de mercado muy eficaz. Su nivel de vida, su productividad industrial, la calidad de su sistema educativo y su sistema sanitario se encuentran entre los más altos de Europa.

Después de varios años de crecimiento por encima de la media europea, la economía suiza se contrajo fuertemente en 2009 (-1,9%) debido a la crisis financiera internacional, y se frenó en 2012 (0,8%) en el contexto de la crisis de la zona euro. Después de alcanzar una sólida cifra de 2% de crecimiento en 2013, se prevé una aceleración de la expansión del PIB a 2,2% en 2014, animado por la demanda interna. El comercio exterior debiera recuperar su dinamismo con la mejora de la coyuntura mundial.

Además, Suiza se posiciona como uno de los países más desarrollados y más ricos del mundo, cuenta con un PIB per cápita que asciende a US$ 67.779, lo que lo ubica en el cuarto lugar a nivel mundial (FMI) y octavo del mundo (Banco Mundial). El 50% de su PIB procede de negocios financieros; de hecho, en Suiza se acoge alrededor de la cuarta parte de la riqueza en manos privadas de todo el mundo.

La economía suiza está basada en una mano de obra altamente cualificada que ejecute en general tareas sumamente especializadas. Los sectores principales son la microtecnología, la alta tecnología, la biotecnología y la industria farmacéutica, así como la banca y los seguros. El sector servicios emplea el mayor número de trabajadores.

La mayor parte de la gente activa en Suiza trabaja para empresas pequeñas y medianas que tienen un papel de primer rango en la economía suiza.


Para los suizos es importante proteger el medio ambiente, por eso tienen interés en minimizar el impacto de la economía sobre la naturaleza. Una directriz importante de la política energética y de transporte suiza es la compatibilidad ecológica.

También en Suiza se acabaron los tiempos gloriosos del crecimiento económico ilimitado. El miedo de caer en el paro es ya desde hace varios años una de las mayores preocupaciones de los suizos.

Cabe resaltar, el paquete de crecimiento de 2012-2015 busca mejorar la prosperidad de los hogares suizos, un alza de la productividad, reformas en los sectores de salud y agricultura, y una modernización de los servicios públicos como: ciberadministración, aligeramiento administrativo y prioridad a medio plazo en los gastos públicos. 

Donde, el presupuesto de 2014, ligeramente beneficiario, propone recortes en la administración (en especial, en el ejército), y prevé posponer proyectos de infraestructuras de rutas. Mantener a largo plazo un ingreso per cápita alto en Suiza implica sin embargo una mejora de la productividad del trabajo, mientras que la iniciativa contra la inmigración masiva fue aceptada en febrero de 2014. El país se comprometió a dejar la energía nuclear de aquí a 2034, y a bajar el consumo de energía por persona anual en 35% con respecto al año 2000.

Suiza, el país más competitivo 2014

Suiza encabeza por sexto año consecutivo el ranking de competitividad publicado por el Foro Económico Mundial (FEM). Le siguen Singapur, Estados Unidos, Finlandia y Alemania.

Donde, Suiza ha obtenido 5,67 puntos en el Índice de Competitividad publicado por el Foro económico Mundial, que mide cómo utiliza un país sus recursos y capacidad para proveer a sus habitantes de un alto nivel de prosperidad.

Ha empeorado su puntuación respecto al informe de 2013 en el que en el que obtuvo 5,72 puntos. Esta puntuación hace que sea considerado el país más competitivo del mundo. Mantiene por lo tanto el mismo puesto en el ranking que tenía en 2013.

La eficiencia de Suiza, así como su innovación y estabilidad macroeconómica, dejaron al pequeño país como líder del escalafón por sexto año seguido, pese a su dificultad para conseguir trabajadores calificados.

"Instituciones académicas de primera, un alto gasto en investigación y desarrollo, y una fuerte cooperación entre los mundos académico y de los negocios hacen de Suiza un innovador al más alto nivel", según el informe de competitividad publicado por el Foro Económico Mundial.

Facilidad de Hacer Negocios 2014

Suiza se encuentra en el 29º puesto del Doing Business 2014 de los 189 que conforman este ranking, que clasifica los países según la facilidad que ofrecen para hacer negocios. En el último año Suiza ha caído 2 puestos en este ranking, lo que indica que se ha hecho más difícil hacer negocios en el país.

Suiza se ubicó en el puesto 104 en empezar un negocio, en el 58 en el trámite de permisos de construcción, 8 en conseguir energía, 16 en el registro de propiedad, 28 en acceso al crédito, 170 en protección de inversiones, 16 en pago de impuestos, 35 en el comercio exterior, 20 en la resolución de insolvencia y 47 en cumplimiento de contratos.

Por otra parte, Suiza es comparado en algunos ítems con el promedio de los países de la OCDE. Por ejemplo, los días necesarios para iniciar un negocio en Suiza son 18, mientras que en los países de la OCDE son 11.1 días.

La cantidad de procedimientos para emprender un negocio en Suiza es 6, por encima de los necesarios en los países de la OCDE, donde el promedio es de 5 días.

Red de relaciones comerciales en el exterior

Las agencias suizas de inversiones y comercio exterior (Swiss Business Hubs) son una especie de “tiendas y servicios bajo el mismo techo” que el gobierno pone a disposición de los empresarios interesados en hacer negocios en distintos países del mundo y de los empresarios extranjeros que quieren establecer sus empresas en Suiza.

La red puede ayudar a encontrar fabricantes específicos, organizar los contactos iniciales y dar informaciones útiles.

Hay hubs en países europeos como Gran Bretaña, Alemania, España o Francia, y también en Estados Unidos, Rusia, Singapur y Sudáfrica.

Puede encontrar una lista completa de los centros de negocios (hubs) en la página de Switzerland Global Business.

Si le pareció interesante el artículo le invitamos a revisarlo completo en la revista InMarket,  y conocer mas sobre su comercio exterior y oportunidades de negocios en este país, ingresando al siguiente enlace: http://goo.gl/yLUPRG

Comentarios:

0 comments: