Lo último

Otros titulares

Navigation

Argelia un mercado de oportunidades y desafíos


Argelia, por su proximidad geográfica a Europa (está a solamente 200 kilómetros de España), la estabilidad y solvencia de su economía y los ambiciosos planes de inversión pública, se ha convertido en un mercado de gran interés para las empresas exportadoras. La economía argelina se concentra en el sector de los hidrocarburos, que representa el 97% de las exportaciones. El sector industrial es ineficiente y hay un fuerte peso de lo público en la economía. Para el periodo 2015-2019 se ha aprobado un plan de inversiones por importe de 262.000 millones de dólares. La mayor parte de dicho presupuesto se destinará a los sectores de infraestructuras y transportes. Los inversores extranjeros que quieran constituir una sociedad de derecho argelino tienen que asociarse con un socio local, quien tendrá al menos el 51% del capital social.

Políticamente Argelia es un país estable. En las elecciones del año 2014, el presidente Abdelaziz Bouteflika, fue reelegido. El resto de rivales no lo fueron en realidad. Según las informaciones que publican tanto los servicios de inteligencia de Estados Unidos como del Reino Unido, no se prevé una continuidad de la Primavera Árabe. Realizar negocios en Argelia, puede ser un desafío. La burocracia es lenta y complicada. Sin embargo los negocios en Argelia pueden convertirse en una experiencia exitosa si se muestra paciencia y se tratan con respeto las diferencias.

Régimen de inversiones extranjeras

El régimen aplicable a las inversiones económicas de producción de bienes y servicios, sean nacionales o extranjeras se regula por la Ordenanza nº01-03 del 20 de agosto de 2001. No se aplica a las actividades de reventa.

Las leyes de finanzas complementarias de 2009 y de 2010 plantean reglas sobre el principio de libertad de establecimiento. Estas reglas incluyen el partenariado (sociedad mixta con un socio argelino) como modalidad única para todo tipo de inversión extranjera. En función del tipo de actividad, el porcentaje del accionariado nacional varía: para inversiones productivas en todos los sectores de actividad, incluida la banca y los seguros, este porcentaje es del 51%; para inversiones dirigidas a actividades de comercio exterior, el porcentaje es un 30%; finalmente, para actividades auxiliares de transporte marítimo, el porcentaje es un 40%.

El Estado y las empresas públicas tienen derecho de retracto sobre todas las cesiones de participaciones de los accionistas extranjeros o a beneficio de accionistas extranjeros. En caso de que se ejerza este derecho, el precio se establece por peritaje.

Para que puedan beneficiarse de ventajas fiscales, los proyectos de más de 1.500 millones de dinares argelinos han de ser autorizados por el Consejo Nacional de la Inversión (CNI). Las inversiones de un monto inferior se benefician de esos incentivos siempre que hayan sido consideradas como proyectos de interés nacional por el CNI.

La legislación argelina también contempla incentivos de carácter fiscal: eliminación de los derechos aduaneros de los equipos importados que formen parte del proyecto de inversión; franquicia del IVA de productos y servicios de origen argelino; exoneración del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en la adquisición de los bienes inmobiliarios necesarios. En la fase de explotación, las autoridades pueden eliminar el Impuesto de Sociedades por un plazo de uno a tres años. La normativa contempla igualmente otros incentivos a la inversión, pero aplicados en función de criterios sectoriales o regionales.

Los organismos encargados de atraer inversión al país y de ofrecer información sobre la misma, destaca, por un lado, el antes citado Consejo Nacional de Inversión, organismo dependiente del Ministerio de Industria cuya misión es definir las prioridades para nuevas inversiones, proponer estímulos para ellas y fijar los criterios para que un proyecto sea considerado de interés nacional. Por otro lado, la Agencia Nacional de Desarrollo de la Inversión (ANDI) que proporciona información y listados de posibles socios locales a los potenciales inversores extranjeros, entre otras labores propias de la atracción de inversiones.

Consideraciones sobre seguridad

Además de las consideraciones que allí se hacen, es importante destacar que ningún país del mundo es ajeno al riesgo de los atentados terroristas. En este sentido, se reitera que en Argelia se mantienen las amenazas contra extranjeros por parte de los diversos grupos terroristas que operan en el territorio del país.

A la vista de los últimos acontecimientos y del riesgo de actividades terroristas en el país, se recomienda extremar las medidas de autoprotección y estar atento a las recomendaciones y noticias sobre seguridad. Es fundamental mantenerse informado en todo momento sobre la situación en Argelia así como extremar la prudencia y las cautelas necesarias una vez en el país.

Los grupos terroristas que actúan en la región del Sahel y el sur de Argelia mantienen como objetivo preferente el secuestro de occidentales, contando para ello con el apoyo de redes de delincuencia organizada, especialmente vinculadas con el tráfico de armas y contrabando. El riesgo de atentado contra intereses europeos continúa siendo elevado, tras las alusiones y amenazas dirigidas en distintas ocasiones por la organización terrorista Al Qaeda.

Aunque sin alcanzar la virulencia de la década de los noventa, en diferentes puntos de Argelia están activas numerosas células del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate/Al Qaeda en el Magreb Islámico. Las wilayas o provincias donde este grupo está especialmente presente son las cercanas a Argel, y, sobre todo, las de Tizi-Ouzou, Blida, Bouira, Medea y Boumerdès.

Recientemente también ha aparecido una nueva organización terrorista en esa región, escisión de la anterior, vinculada al Estado Islámico y denominada Soldados del Califato en Tierras de Argelia. El terrorismo es especialmente activo en zonas rurales y montañosas aunque se observa un cierto incremento de sus actividades en núcleos urbanos a consecuencia de la presión ejercida por las fuerzas de seguridad del Estado en sus antiguos reductos.

Junto al fenómeno terrorista no hay que olvidar que, en determinados núcleos urbanos, sobre todo en las grandes ciudades (Argel, Constantina y Annaba, entre otras), pueden darse pequeños hurtos y robos. Por ello es recomendable no llevar con uno mismo grandes sumas de dinero ni hacer ostentación de riqueza. Asimismo se deben evitar áreas no conocidas, sobre todo al anochecer.

En el caso de que a pesar de estas recomendaciones se realicen desplazamientos, sobre todo en el sur desértico argelino, es altamente recomendable obtener información con carácter previo acerca de las condiciones de seguridad del lugar de destino ante el organismo o agencia organizadora del viaje autorizada por el Ministerio de Turismo argelino.

Los extranjeros que se desplazan con frecuencia a este país deben extremar las medidas de autoprotección y evitar la rutina al desplazarse (manteniendo trayectos idénticos y horas fijas, entre otros aspectos). Asimismo se recomienda adoptar una actitud discreta y conforme con los usos y costumbres del país. Al llegar a Argelia, es muy recomendable que una persona de confianza recoja al viajero en el aeropuerto internacional Houari Boumèdiene de Argel. Si ello no es posible, se recomienda reservar con anterioridad un taxi o coche de alquiler con conductor a través del hotel donde el viajero vaya a alojarse o de la Oficina Nacional de Turismo (ONAT). Estas recomendaciones son asimismo válidas para el resto de aeropuertos del territorio argelino. Respecto al alojamiento, es muy recomendable recurrir a hoteles con medidas de seguridad y acceso restringido.

En lo que se refiere a las condiciones de seguridad en Argel, de día se puede pasear por los barrios del centro preferiblemente acompañado de una persona de confianza conocedora de la zona. Se desaconseja visitar la Casbah (parte vieja de Argel) salvo si se trata de visitas organizadas por las autoridades argelinas. Excepto en caso de necesidad, es muy desaconsejable desplazarse a los barrios periféricos de la capital. Conviene evitar los desplazamientos por la noche.

En el resto de grandes ciudades (Annaba, Bejaia, Constantina, Orán, Sétif, Sikda, Tizi Ouzou, etc.) son igualmente aplicables los consejos de prudencia descritos anteriormente para Argel sin olvidar que los alrededores de algunas de estas ciudades pueden ser peligrosos.

Por otra parte, debe tenerse en cuenta que el norte del país está situado en una zona de actividad sísmica en la unión de placas tectónicas. En 1980 se produjo un terremoto en Chlef y en 1999 se registró otro en Ain Temouchent. Más recientemente, en mayo de 2003, un terremoto de 6 grados en la escala Richter afectó a Argel y a la zona este de la capital (principalmente a Boumerdès). Murieron casi 2.300 personas y hubo considerables daños materiales. Asimismo, en agosto de 2014 un seísmo de magnitud de 5.6 grados afectó a Argel provocando varios heridos. Mensualmente se registran entre 70 y 100 movimientos telúricos, de los que el 80% son imperceptibles para la población, a razón de 2 ó 3 diarios de magnitud entre 3 y 3.5 grados. En caso de encontrarse en Argelia durante un terremoto, deben llevarse a cabo las medidas estándar de seguridad y actuación en estos casos.

Respecto a los medios de transporte, es desaconsejable el transporte público interurbano así como los trayectos en automóvil en carreteras rurales o secundarias, sobre todo al anochecer. Además, el número de accidentes de carretera es muy elevado, por lo que conviene conducir con precaución. En cuanto al tren, debe tenerse en cuenta que la línea ferroviaria se limita a determinados trayectos entre grandes ciudades. Para traslados nacionales internos, el avión es el medio de transporte más aconsejable.

No se puede entrar ni salir en el país con dinares argelinos. A la entrada, existe la obligación de declarar en la aduana, las divisas con las que se cuenta para la estancia. Se exige cambiar para todo extranjero no residente un mínimo de 1.000 dinares. A la salida se exige la hoja de cambio facilitada en la aduana. Si se han cambiado más divisas, se exigirán los oportunos resguardos en las hojas de cambio facilitadas en aduanas. Finalmente, si no se ha gastado todo el dinero que se cambió originariamente en la aduana se podrá cambiar los dinares argelinos restantes en la misma aduana.

Extracto del artículo "Argelia una buena elección", publicado originalmente en la revista InMarket Nº 010.

Uso de los artículos. Los materiales publicados pueden ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución y autor. (Revista InMarket, Diario del Exportador, Lima, Perú).

Comentarios:

0 comments: