Lo último

Otros titulares

Navigation

Tendencias del mercado inmobiliario español


El dinero llama al dinero y el hecho de que España se esté recuperando de su crisis económica (aunque lentamente) no ha hecho sino propiciar el que el sector inmobiliario se encuentre en auge. Tanto es así que, según los últimos datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha crecido en en un 6,8% el número de transacciones en el mercado de viviendas, tomando como referente el mes de diciembre del año 2016, con respecto al año anterior. Este aumento se vio reflejado en un 10,1% en relación a la vivienda de segunda mano (una gran oportunidad se sigue encontrando en las viviendas de bancos) y en un 6,5% en las viviendas de nueva construcción.

Los mismos datos apuntan a que el mercado sigue al alza no sólo gracias a las inversiones llevadas a cabo por las diferentes instituciones también, y en gran medida, por el mercado minorista. En la misma línea, otro dato alentador se encuentra en la evolución de los precios en las viviendas, que han llegado a subir hasta un 4,5% en el último trimestre de 2016, en relación al año anterior. Y todo esto viene a indicar que este es un buen momento para conseguir una vivienda, antes de que los precios suban demasiado.

Por qué optar por las viviendas de bancos

Puestos a lanzarse a la compra de una vivienda (lo que supone un importante desembolso y una inversión a largo plazo) lo mejor es optar por aquella que más puede convenir, a un precio razonable. Y es aquí donde entran en juego las viviendas de los bancos. A día de hoy se calcula que las entidades bancarias aún cuentan con más de 150.000 activos en su cartera. Se trata de viviendas que fueron embargadas y que los bancos quieren vender cuanto antes mejor, lo que es una gran prerrogativa para el comprador.


Una de las principales ventajas de conseguir una casa de este modo es que se puede llegar a contar con una financiación de hasta el 100%. Incluso hay casos en los que no se pedirá ningún aval y se pueden solicitar también los gastos que lleva consigo la compra en sí (tales como la gestoría, el registro de propiedades, la notaría...)

También cabe resaltar que optar por una de estas viviendas supone contar con un importante plazo de amortización (hay casos en los que se llega hasta los 50 años, incluso)

Por supuesto, como se trata directamente con la entidad bancaria ésta ofrecerá una serie de facilidades a la hora de tener que pagar (siendo más flexible y pudiendo aplazar determinadas cuotas. Además, la tasación, con independencia del banco que se elija, siempre está ya pagada)

Se trata, sin duda, de una buena opción para las personas que cuentan con menos recursos económicos o que tendrían problemas para hacerse con un aval. Pese a que, cada vez, tienen un catálogo más amplio, en las viviendas de bancos no se acaban todas las posibilidades. Gracias a Internet se puede acceder a los portales inmobiliarios de una manera sencilla, rápida y cómoda y echar un vitazo a toda la oferta disponible. Y, en caso de duda, siempre se les puede preguntar al equipo de profesionales que hay detrás para que aconsejen en función de las necesidades de cada uno.

Autora: Cristina Praez

Comentarios:

0 comments: