Lo último

Otros titulares

Navigation

Educación Intercultural para mejorar los negocios (Parte 1)


Eran las 05:00 am en Lima y estaba llamando a Italia para recabar una información que necesitaba para las 7:30 a.m., cuando inicia la jornada laboral en Bogotá. Posteriormente, tenía que esperar que sean las 8:30 a.m. para llamar a Santiago de Chile en donde serían las 10:30 a.m. 

En Chile había que resolver una duda de precios con tres importadores; y comunicarse con un exportador a quien se enviaron unos contactos en la India. Llegada las 9:00 a.m. tendría un promedio de dos horas para llamar a México D.F., antes de comunicarme a Riad en donde debía hablar con un cliente en misión comercial. 

El clima en el Medio Oriente es agobiante, se lamentaba el cliente; las oportunidades de tener clientes en un país árabe son casi nulas, me lamentaba. Este era el preámbulo de una conversación que duraría no menos de treinta minutos y estaba destinada a hablar de los competidores. 

Esta actividad se conoce como el follow-up telefónico y se complementa con emails. Consiste en recabar información económica, comercial y legal de varias empresas, en diferentes países con huso horario. Para ello, es imprescindible conocer bien el negocio, el manejo de precios, montos de exportación e importación, el manejo de las normas y las certificaciones; pero también es necesario usar correctamente otros idiomas, tener habilidades sociales para comunicar, tener agilidad mental, y conocer las actitudes culturales de otros países. 

Desde el Perú, las mañanas suelen ser estresantes cuando se realiza el follow-up telefónico entre América Latina, Estados Unidos y Europa. En cambio, cuando se realizan investigaciones en el Asia, las tardes se convierten en el preámbulo de lo que será una madrugada hablando inglés y evitando sentirse “perdido en la traducción”

El mercado global es complejo, y obliga a tener más competencias de las previstas y una reacción muy ágil ante las circunstancias. Generalmente, me comunico con empresas que tienen experiencia en exportación; y en este sentido, no puedo más que felicitar a las empresas que conforman la Alianza del Pacífico por sus avances. Sin embargo, también se presentan situaciones de conflicto durante la comunicación; y es cuando surge la pregunta: ¿Estarán las empresas latinoamericanas reaccionando con velocidad y versatilidad frente al nuevo estilo de trabajar del mercado global?

Digo esto, porque no todos entienden que existen profesionales que no están en la oficina de al lado, sino a kilómetros de distancia, y porque en las empresas aún se encuentran gerentes que estilan reaccionar de manera violenta ante lo desconocido o el imprevisto. Además, no logro explicar porque no hablan y escriben su idioma de manera correcta, o porque no se esfuerzan en hablar y escribir otros idiomas. Por último, porque siguen gritando. Yo tuve dos jefes que gritaban y recuerdo que al final, uno termina haciendo lo mismo. Un jefe que grita es obsoleto en el mundo global. 


Es necesario googlear a las empresas, verificar el motivo de la llamada, y luego tomar aire antes de perder los papeles. David Livermore autor de “Liderar con Inteligencia Cultural”, sostiene que “el mundo del trabajo se ha convertido en global”; por ello se debería comenzar a analizar, si las empresas están transformando sus comportamientos locales en actitudes globales. 

Cuando recolecto información y se presenta una situación de conflicto innecesario, me entra la curiosidad de saber que sucede cuando los llaman de Hong Kong, Shanghái o Bangkok. El poder del internet es infinito, entonces hay que pensar que las páginas web que se diseñan para los clientes, pueden estar siendo visitadas por empresas que se encuentra en el mundo. 

Me preocupa que las empresas en América Latina, puedan no estar reaccionando rápidamente a estas situación que exige dotar a sus empleados no sólo de competencias duras, como son las profesiones o especializaciones universitarias y técnicas; sino también con competencias blandas orientadas a cultivar la empatía, flexibilidad, habilidad para escuchar, apertura mental hacia la diversidad, y congruencia. Finalmente es necesario hacer uso correcto de los idiomas. 

Cuando una empresa no tiene personal capacitado para entender el mercado global, perderá un negocio en una llamada telefónica o email; o lo que es peor, puede perder un negocio en un tweet. 

La tecnología y la cultura son el pilar del desarrollo; pero las empresas visualizan la innovación sólo a través de la tecnología, y subestiman el poder de la cultura. Empresas con equipos de trabajo dotados de competencias interculturales e inteligencia cultural pueden llegar a innovar con eficiencia, estimular la creatividad, mejorar la calidad del trabajo, y colocar a la empresa en el mapa de los negocios internacionales. 

Una de las preguntas que suelo hacer a los gerentes es: ¿Qué entiende Usted por cultura?; y las respuestas se limitan a la identidad nacional. En lo personal, creo que los gerentes de hoy, no puede vivir con un único concepto de cultura cuando existen más de 300 definiciones. 

Para afrontar estos desafíos, recomiendo la educación intercultural para las empresas que no es lo mismo que capacitarse en el multiculturalismo o el pluralismo. La educación intercultural es un proceso formativo mucho más amplio, cuyo objetivo es enseñar a gestionar la diversidad. A través de competencias interculturales, las empresas estarán en grado de realizar sus negocios con una visión más clara de la diversidad de idioma, raza, status social, nivel económico, principios, valores, cultura, religión, y género. No basta capacitarse en recursos humanos, finanzas o contabilidad; se debe ampliar las capacitaciones para APRENDER A SER y APRENDER A HACER, explorando primero en la propia cultura, para luego enfocarse en la cultura de otros.

La educación intercultural tiene un gran potencial para contribuir a mejorar los negocios, y sobre este tema continuaré escribiendo en el próximo número del DIARIO DEL EXPORTADOR.

El presente artículo se publicó originalmente en la revista Diario del Exportador Nº 007.

Comentarios:

0 comments: