Lo último

Otros titulares

Navigation

Café venezolano “El grano de oro de los años 90”


La producción del café venezolano, fue reconocida en los Mercados Internacionales, como de calidad de exportación principalmente por su aroma, según diversos historiadores aseguran que a partir de la apertura petrolera se fue reduciendo sus áreas cultivadas, la semilla de café representó un rubro muy valioso para la economía primaria de miles de Caficultores Venezolanos. 

Al respecto, los cultivos del café se extienden por toda Venezuela, de modo muy especial en la Cordillera Andina, representando un sustento muy importante para centenares de familias que se dedican a las labores de la siembra y cultivo del café. Según algunos datos estadísticos suministradas por Instituciones del Estado Venezolano, aseguran que la extensión de siembra del café alcanzó para el año 2010, la cantidad de 300.000 mil hectáreas cultivadas, con una producción anual aproximada de un millón de sacos. El Estado Táchira es considerado como uno de los principales productores de café en Venezuela, ubicando su mayor producción en el Municipio Junín.

Por otra parte, el Fondo Nacional del Café, fue considerado como el Organismo rector de la Caficultura Venezolana, creado a través del Decreto Ley N° 910 de fecha 13 de Mayo de 1975, con la finalidad de prestar asistencia técnica y crediticia, para de esta manera ejercer un control fitosanitario eficiente y oportuno, estableciendo sistemas de protección al precio del café a nivel nacional e internacional, promoviendo la producción y el procesamiento, la comercialización y el mercadeo, para impulsar el desarrollo integral de las zonas cafeteras. Fue a través del Decreto N° 417, publicado en la Gaceta Oficial del 25 de Octubre del año 1999, con rango y fuerza de ley, donde se suprimió y liquidó al Fondo Nacional del Café.


En la actualidad, los Caficultores Venezolanos han planteado diversas soluciones para sustituir a esta Institución, por lo que se han propuesto diversas alternativas de creación como un nuevo Instituto Nacional de Caficultura, a nivel Regional se ha tratado de organizar la Unión Tachirense de Caficultores (UNITACA), con la finalidad de poder cubrir sus necesidades de insumos para la siembra y cultivo de este importante producto.

Atendiendo a estas consideraciones, la investigadora tachirense Lucia Martínez (2002), en su investigación titulada “Los Caficultores Tachirenses: ¿Otra Visión Hacia el Futuro?”, considera que:
El Estado Táchira fue líder en materia de exportaciones por más de 100 años, por la calidad óptima de su café conocido como “oro”. Se mantuvo en primer lugar como productor a nivel nacional hasta el año de 1990, cuando descendió al tercer lugar, al ser sustituido por el Estado Lara y el Estado Portuguesa. (Pág. 3).
Sobre las bases de las ideas expuestas, Lucia Martínez (2002), Investigadora, considera que este descenso del Táchira como principal productor lo explican, algunas instituciones y productores regionales, que se debió, a una serie de elementos como lo fue la desincorporación de zonas cafetaleras para el desarrollo urbanístico e industrial (el Valle de Rubio, los Municipios San Cristóbal y Cárdenas), considerando que la desafectación de miles de hectáreas en el Municipio Uribante, para la construcción del Complejo Hidroeléctrico (Uribante-Caparo) y con la presencia de plantaciones cafetaleras con más de veinte (20) años de sembrados y con muy bajos rendimientos, donde los productores lo fueron sustituyendo por otros cultivos más rentables (horticultura-floricultura) o por pastos para la producción bobina con doble propósito (carne y leche).




Partiendo de los supuestos anteriores, es importante resaltar que la Caficultura en el Estado Táchira, ha pasado por altas y bajas, existiendo en la actualidad un número significativo de pequeños caficultores en situación de pobreza y quiebra relativa, donde muchos de ellos no consiguen los insumos necesarios para el optimo mantenimiento del cultivo, y no cuentan con mano de obra para la recolección de la carga, en vista que mucha de ella se desplazó a territorio Colombiano.

El actual Gobierno Nacional, se ha trazado retos de superación, a través de núcleos de rehabilitación cafetera, con rendimientos óptimos, debido a la conjunción de diversos factores enmarcados en un “Plan Café”, brindando asistencia técnica al productor, organizado a través del Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI), el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y la Fundación para la Capacitación e Innovación para apoyar la Revolución Agraria (CIARA); pero la realidad es que todas estas medidas han dado muy poco resultado, viéndose el Estado Obligado en reiteradas oportunidades en importar toneladas de café, para poder cubrir la demanda nacional.

Finalmente pienso que el Estado Venezolano debe de buscar mayores incentivos a los productores de café, apoyarlos de manera económica a través de créditos, asegurarle los insumos, y brindarles asesoramiento constante, de esta manera se podrá asegurar la materia prima. Igualmente las pocas Empresas Torrefactoras existentes en el país, deben de buscar relanzarlas a los Mercados Internacionales, para de esta manera poder recuperar esa plaza que perdimos, y volver a ofrecer uno de los mejores café al mundo conocido como “El Grano de Oro”.

Comentarios:

0 comments: