Lo último

Otros titulares

Navigation

Esto es lo que debes considerar para exportar a México


Desde la entrada en el GATT, en 1986 México ha ido escalando posiciones como un socio estratégico para muchos países en materia comercial e inversión. En 1994 tiene un primer gran acercamiento al comercio interregional a través de la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, que al día de hoy representa cerca del 70% del comercio de México con el Mundo. 

Otro dato relevante de México en términos de las posibilidades de comercio internacional, es que ha firmado acuerdos comerciales en tres continentes, posicionándose como una puerta de acceso a un mercado potencial de más de mil millones de consumidores y 60% del PIB mundial. 

México cuenta con una extensión de 12 Tratados de Libre Comercio con 46 países, 32 acuerdos para la promoción y protección recíproca de las inversiones con 33 países, 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y es miembro del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP). Así mismo, en términos de la perspectiva de México como un potencial mercado de inversión, destaco que entre sus atractivos predominan, la existencia de un gobierno estable, apertura al capital privado en sectores como el energético y telecomunicaciones, así como un marco legislativo propicio para la inversión extranjera. 

En términos de importación en México, los principales productos de consumo extranjero son manufacturas, maquinaria, aparatos electrónicos, productos del sector agropecuario entre los que destacan maíz, trigo, soya, productos lácteos. Los principales proveedores de México son: China, Japón, Corea, Alemania, Taiwán, Brasil, Francia e India. 

Como empresario, seguramente ha pasado por tu pensamiento la posibilidad de generar intercambio con México y posiblemente ya lo estés haciendo. Como consultor mexicano, me es muy importante destacar los puntos esenciales que en la práctica cualquier exportador e importador extranjero debe considerar para mantener una relación cordial con la legislación mexicana y por ende con sus contrapartes en este país. A continuación haré mención de las principales consideraciones a tener si quieres hacer negocios comerciales con México, y si ya los tienes valdría la pena reforzar lo que seguramente has tomado en cuenta.

El marco legal general del comercio exterior

México dentro de su legislatura nacional mantiene dos aspectos importantes, el COMERCIO EXTERIOR Y la LEGISLACIÓN ADUANERA. En términos del primero, se avoca a los elementos esenciales básicos emanados de la OMC (Organización Mundial de Comercio), determinación de impuestos y sus tipos, medidas no arancelarias, reglas de origen y prácticas comerciales desleales, así como los procedimientos para solventar la implementación de medidas de salvaguarda. En general esta Ley regular la eficaz actuación comercial de las empresas mexicanas y es importante que la consideres en el marco global de tu negociación. Respecto a la Ley Aduanera Mexicana, nos indica la forma en que se deben comportar los actores mexicanos y extranjeros que intervienen en la entrada y salida de mercancías, las reglas de aplicación de los regímenes aduaneros, la elaboración de la declaración de aduanas (pedimento), así como los procedimientos administrativos en caso de alguna anomalía durante la liberación de mercancías y las multas correspondientes. Como extranjero, sugiero que debes saber cuáles son las infracciones y sanciones que señala esta Ley cuando estás coordinando un envío bajo INCOTERMS® DDP. Aunque en todo momento tu contraparte mexicana deberá asistirte en el proceso de liberación y pago de impuestos en territorio nacional. Es esencial que tu contraparte si no conoce bien la aplicación de las leyes, por lo menos cuente con un asesor legal o agente de aduanas confiable que les ayude en todo el proceso de importación o exportación de mercancías, lo mismo debes tener previsto en caso de que estés comprando bajo un término EXW.

A la par de estas Leyes, se encuentra la Ley de impuestos Generales de Importación y Exportación, en la cual se establece que al importar o exportar un producto, se causará impuesto de acuerdo a lo que marca la TARIFA. Aquí deberás prestar especial atención a la Fracción Arancelaria (HS CODE) mexicana que aplique para el producto que quieras introducir o extraer de territorio nacional, ya que en esta Ley y Tarifa se encontrará ligada con su respectivo arancel.

Regulaciones sobre Embalaje

Para el caso en el cuál estés desarrollando un proyecto de exportación a México, tengas ya avanzada alguna negociación o ya estés realizando intercambios con este país, deberás saber que al igual que en tu país, existe una normativa que aplica para el embalaje de Madera, en territorio mexicano corresponde a la NOM-144-SEMARNAT, en la cual obliga a que todo embalaje de madera deberá demostrar a través del sello IPPC (International Plant Protection Convention) que cumple con las condiciones de tratamiento anti plagas. En caso que el producto que quieras enviar a México no cumpla con esta condición, al momento de la llegada a puerto, aeropuerto o frontera, deberá pasar por un proceso de fumigación, causando gastos adicionales y el retraso de 2 días aproximadamente en la liberación.

Sobre las demás condiciones de embalaje, tipo de materiales y formas de estiba, dependerá de ti y de tu contraparte lo que mejor convengan, sólo recuerda que como exportador deberás responsabilizarte de brindar el mejor material de protección que permita la manipulación y transporte de la carga a lo largo de su viaje a destino final.

Documentos relativos a la carga

El artículo 36 de la Ley Aduanera mexicana señala que para importar un producto del extranjero, el importador deberá acompañar al Pedimento (Declaración de Aduanas), hecha por el agente aduanal, de la documentación básica: Factura, Packing List y guía de transporte, así como de toda aquella que demuestre el cumplimiento de las Regulaciones No Arancelarias que México exige para algunas mercancías. Para evitar cualquier problema en la liberación de mercancías en la aduana mexicana (Independientemente del INCOTERM® que hayas negociado con tu comprador), asegúrate que él tenga pleno conocimiento de los requisitos legales de la importación del producto. La documentación que tu comprador mexicano te llegue a pedir, trata de solventarla lo mejor posible, ya que de eso también dependerá el éxito de la compra. Recuerda que una operación de comercio exterior es un trabajo en equipo.

Evitemos gastos extra

En México, de acuerdo a la legislación vigente, el importador de mercancías generales por vía marítima, tiene hasta 7 días libres de almacenaje para poder sacar su mercancía liberada por aduana, en el caso de vía aérea o terrestre, sólo contará con 2 días. En el caso de la importación marítima, las navieras también dan plazos para liberar el contenedor y devolverlo vacío, en términos normales el plazo es de 7 días, pero si se cuenta con una negociación previa puede elevarse a 14 o 21 días.

Este tiempo es un reloj de arena que comienza a correr con los importadores, su efectivo aprovechamiento dependerá, por una parte de que cumplan con los requisitos legales como importadores, así como de la correcta documentación que emane del vendedor extranjero para justificar la legal entrada de producto.

Transporte Local

Uno de los hechos que más daña la cadena de suministro en la importación mexicana, es el último eslabón, refiriéndome al transporte local que llevará la mercancía de Puerto, aeropuerto o frontera a la bodega del cliente final. Si bien es cierto que algunas rutas carecen de una infraestructura que brinde soporte efectivo al autotransporte de carga, la mayor limitante de transportación se refiere al cumplimiento de las disposiciones legales sobre pesos y dimensiones de las unidades de transporte. Para carga contenerizada el peso regular permitido (aproximado) es de 21,000 Kg siempre y cuando viaje en autopista pagando peaje. ¿Deseas enviar mayor peso? Te sugiero que consultes con tu contraparte si será posible la movilización, ya que dependiendo de la ruta y su infraestructura, así como del equipo de transporte a usar, podría haber tolerancia de un par de toneladas más. Antes de cargar el contenedor, confirma que tu comprador mexicano podrá hacerlo llegar a su domicilio sin problema.

Regulaciones No Arancelarias 

Dependiendo el tipo de producto que estarás negociando vender a México, será el tipo de regulación a cumplir. Las más comunes para el mercado mexicano, se llaman NOM (Norma Oficial Mexicana), ligadas a la información comercial de los productos. En el caso más sencillo, esta puede cumplirse a través de un etiquetado que los datos importantes para el consumidor. Hay otro tipo de NOM’s que exigen pruebas de laboratorio. Confirma con tu comprador mexicano que requiera o no algún tipo de etiquetado o marca en especial.

Las regulaciones de sanidad e inocuidad también son importantes al momento de importar. Si tu producto tiene que ver con el consumo animal o humano, deberá ostentar un certificado que avale la posibilidad de consumo sin causar daños. En este tipo de productos el importador mexicano deberá gestionar un aviso previo de importación, por lo que deberá contar con factura y packing list de ser posible antes de que la mercancía salga de tu territorio nacional. El importador te solicitará algún certificado fitosanitario o de libre venta que tendrás que gestionar ante el ministerio de salud o inocuidad de tu país.

Certificado de Origen Como he mencionado al principio de este artículo, México cuenta con 12 tratados de libre comercio, los cuáles dan la posibilidad de generar un intercambio mucho más ágil y con beneficios arancelarios, ya sea por disminuir el impuesto de entrada o exentarlos. Para que el comprador mexicano goce de este beneficio, el Certificado deberá venir perfectamente llenado y concordar con el criterio de la aduana mexicana. Por lo tanto tu comprador deberá confirmarte que los datos que plasmarás en el certificado, están correctos, antes de que se emita en original en el país origen. Para ello sugiero que envíes un borrador a tu contraparte, para que pueda cerciorarse a través del agente aduanal, que cumple con los requisitos y criterios de la aduana mexicana, así podrás emitir el certificado final a prueba de errores.

Productos sensibles

México dentro su industria nacional tiene ciertos sectores que requieren protección, derivado de que prácticas desleales han afectado su competitividad y crecimiento. Estos sectores son: Calzado, juguetes, textiles, pieles y acero. El primer requisito para todo importador de estos bienes es el estar registrado ante un padrón sectorial, de otra forma, no podrá ser introducido al país. En el menor de los daños, causaría almacenajes en tanto el importador gestiona el trámite de registro, en el peor, podría causar abandono de la mercancía y pérdida del producto. En relación a los productos sensibles, otro aspecto importante que debes tener presente, es que los productos podrían estar ligados a un precio estimado por el gobierno mexicano, así que deberá verificar con su contraparte si su precio de venta podría tener esta limitante para su venta en territorio nacional.

Recomendaciones Finales

Como en toda negociación comercial, manteen estrecha comunicación con tu contraparte, no pretendas vender si no estás seguro que el comprador mexicano está en pleno conocimiento de los requisitos en su país. El interés de una relación comercial debe basarse en el pleno interés de mantener una relación a largo plazo.

Si venderás bajo algún INCOTERM® que te obligue a asumir gastos en territorio Mexicano, busca una opción fiable de prestador de servicios y que sea confirmada por tu comprador.

Elabora documentación clara y con base en lo que vas a entregar, sé muy detallista en la elaboración del packing list para que sea fácil la identificación de la mercancía, cajas y/o bultos, al momento de una revisión por parte del agente aduanal o el personal de la aduana.

Los criterios de aceptación de un Certificado de Origen pueden variar de país a país, a pesar de que hay un instructivo apegado al Tratado de Libre Comercio signado, la emisión del certificado a la exportación no está revisada con tanto detalle, como lo es a la importación. En la gran mayoría de los países el llenado del Certificado es una obligación del exportador, no del agente de aduanas, por lo tanto estaría en tus manos la certeza de que el producto obtenga o no una preferencia arancelaria en México.

No envíes nada que no hayas declarado en factura y packing list, así sean artículos promocionales o regalos para tu cliente, sino están declarados, causarán un gran problema y gastos extra ante la aduana mexicana. Platica previamente con su comprador acerca de lo que quieras enviar adicionalmente.

Por último, te regalo un dato importante, si buscas conocer cuáles son las regulaciones arancelarias y no arancelarias a cumplir en México, te comparto este sitio web, dónde lo encontrarás de acuerdo a la fracción arancelaria mexicana: www.siicex-caaarem.org.mx

Si estás interesado en desarrollar oportunidades de negocio a través del comercio exterior mexicano, o descubrir mejoras en la cadena de suministro internacional que manejas, te invito a que llenes el siguiente formulario online conmigo. También puedes comunicarte escribiéndome a jl.valmon@gmail.com con asunto: “Solicitud de Asesoría en comercio exterior”.

El presente artículo se publicó originalmente en la revista Diario del Exportador Nº 008.

Comentarios:

0 comments: