Lo último

Otros titulares

Navigation

Clasificación de la carga en la exportación: Definiciones y recomendaciones


Una tarea importante en la exportación, con el fin de disminuir o eliminar los riesgos en el proceso logístico, es conocer claramente, el tipo de producto o carga que va a enviar. Teniendo claro el tipo de carga, podremos analizar, evaluar, comparar y definir los operaciones de acondicionamiento, embalaje, rotulado y servicios (desde la recepción, entrega, manipulación y almacenaje), asegurándonos del estricto cumplimento de las normas y regulaciones de salida de nuestro país, transporte internacional, y de ingreso al país de destino.

La carga por su forma de presentación puede agruparse en: carga general (suelta y unitarizada) y a granel; y según su naturaleza se clasifica en carga perecedera, carga frágil, carga peligrosa carga de dimensiones y pesos especiales. A continuación se detalla cada una de las clasificaciones de carga y recomendaciones para su correcto manejo.

1. Carga por su forma de presentación

1.1. Carga a granel

Es el conjunto de productos que son transportados a grandes cantidades, cuyo único recipiente es el vehículo de transporte. Esta carga es usualmente depositada o vertida con una pala, balde o cangilón en ferrocarriles, camiones o buques. La carga a granel se divide en graneles sólidos o secos y líquidos.

Los graneles sólidos y líquidos requieren poco manipuleo, movilizándose hacia los vehículos de transporte en bandas transportadoras y ductos respectivamente, empujados por bombeo o succión, cucharones y otros elementos mecánicos.

Granel Sólido

En esta clasificación se incluyen los granos, el carbón, el mineral de hierro, la madera, el cemento, la bauxita, la sal, etc.

Granel Líquido

Es la carga que se encuentra en estado líquido o gaseoso, dicha condición hace que su transportación sea, por ejemplo, en vehículos tanque de por lo menos 1000 galones. Entre los productos considerados como granel líquido se encuentran: Petróleo, gas natural licuado, gasolina, químicos y alimentos líquidos (aceite vegetal, aceite de cocina, etc.), entre otros.

1.2. Carga general

Comprende los productos que se transportan en cantidades más pequeñas que aquellas a granel. Está compuesta por artículos individuales cuya preparación determina su tipo: suelta convencional (no unitarizada) y unitarizada.

La carga suelta se manipula y embarca como unidades separadas. Son transportados tradicionalmente por buques de línea pequeños que, dadas las características de esta carga, pasan parte importante de su tiempo en los puertos en el proceso de carga y descargue. El buque de carga general tiene grúas para facilitar el manipuleo de la carga. Los productos de gran volumen son acomodados generalmente sobre cubierta, puesto que la dimensión de las escotillas impide su ingreso al interior de la bodega. Los productos pesados se manejan con grúas especiales.

Suelta (no unitarizada)

Este tipo de carga consiste en bienes sueltos o individuales, manipulados y embarcados como unidades separadas, fardos, paquetes, sacos, cajas, tambores, piezas atadas, entre otros.

Unitarizada

La carga unitarizada está compuesta por artículos individuales, tales como cajas, paquetes, otros elementos desunidos o carga suelta, agrupados en unidades como paletas y contenedores (unitarización), los que están listos para ser transportados.

2. Carga según su naturaleza

2.1. Carga perecedera

Un cierto número de productos, en especial los alimenticios, sufren una degradación normal en sus características físicas, químicas y microbiológicas como resultado del paso del tiempo y de las condiciones del medio ambiente. En la mayoría de los casos se requieren ciertos medios de preservación, como el control de la temperatura, para mantener sus características originales de sabor, gusto, olor, color, etc., de manera que se conserven en buenas condiciones durante la movilización entre el productor y el consumidor.

Dentro de los productos perecederos se encuentran frutas, verduras, carne y sus derivados, pescados, mariscos, productos lácteos, flores frescas, entre otros.

2.2. Carga frágil

El transporte de este tipo de productos o mercancías requiere de un manejo especial. Dadas sus características, toda la operación debe realizarse con extremo cuidado, incluyendo el acondicionamiento y embalaje, el manipuleo (carga y descarga) y el traslado propiamente dicho. Los tres puntos críticos en el transporte y distribución física de la carga frágil son: la carga y la descarga, el movimiento en el vehículo de transporte y el almacenamiento.

2.3. Carga peligrosa

Carga compuesta por productos peligrosos y se pueden causar accidentes o daños a las personas y el medio ambiente entre los más importantes están: los explosivos, combustibles, oxidantes que pueden ser venenosas, radiactivas o corrosivas; por sus características estos productos deben ser trasladados en contenedores especiales y colocar las pictografías y rotulado adecuado. Además, deben tener un especial cuidado el vehículo que los moviliza, a las personas o al medio ambiente.

Normalmente las personas no consideran peligrosos a una colonia, perfume o un teléfono celular; sin embargo, pero las líneas aéreas consideran a estos productos peligrosos por lo cual se recomienda hacer la consulta antes de tratar de embarcar estos productos.


2.4. Carga de dimensiones y pesos especiales

Con frecuencia las cargas muy voluminosas o pesadas requieren un manejo especial. Estas características son importantes desde el punto de vista de las tarifas de fletes, en especial en el transporte marítimo, ya que cuando se trata de esta clase de carga, el flete agrega una sobretasa a la tarifa básica. Las características del embalaje implican definir el tipo de embarque internacional a utilizar. En el marcado se establece el tipo de marcas (estándar, informativas y de manipuleo), así como símbolos pictóricos ISO y características.

Comentarios:

0 comments: