Lo último

Otros titulares

Navigation

Exportar no solo es opcional, es necesario


Exportar puede ser una buena iniciación hacia la internacionalización de la empresa siempre que se tome conciencia de la importancia estratégica, técnica y legal que demandan los negocios internacionales. De no presentarse este nivel de conciencia las ventas al exterior pueden resultar, irónicamente, negativas para la empresa. 

La exportación debe ser una propuesta agresiva de las empresas orientadas a través de estrategias comerciales definidas en sus modelos de negocios a corto, mediano y largo plazo, de acuerdo al nivel de maduración de la empresa. Esta decisión debe estar acompañada con las acciones que incrementen la competitividad de la organización. 

La siguiente lista, son propuestas que debe considerar si ha decidido aventurarse en la exportación:

1. Comience a exportar cuando esté preparado su producto y sus colaboradores para atender cierta demanda identificada a nivel internacional.

2. Genere competencias laborales (idioma, mercado, negociación, etc.) en su personal para lo cual se debe tener la disposición de invertir en este tema. Esta inversión debe abarcar también el conocimiento del mercado y las condiciones y requerimientos del consumidor, así como la investigación y desarrollo correspondiente a la adaptación del producto/servicio al mercado objetivo.

3. Investigue y domine a través de personal interno o expertos en los mercados objetivo las tácticas comerciales de los países en los cuales estima posible colocar su producto.

4. Investigue para sus operaciones específicas las regulaciones, restricciones, instituciones, condiciones vigentes en acuerdos comerciales, tasas impositivas, entre otras que le permitan visualizar las reglas que debe cumplir en su mercado objetivo.


5. Investigue y aplique en su producto las disposiciones sobre embalajes, etiquetado y requisitos específicos vigentes para el producto en el mercado objetivo.

6. Planeé un servicio post-venta que le permita desarrollar cierta fidelidad del cliente.

7. Es recomendable, pero no de manera estricta, que no tome decisiones de designar representantes en el extranjero por una relación personal existente. La razón debe ser el conocimiento integral de su agente del mercado objetivo y del producto de su empresa. Además procure no cambiar de representante de manera frecuente ya que limita la presencia de su producto con su cliente actual o futuro.

8. Acuda con expertos para determinar el precio de exportación de su producto considerando todos los elementos que implica la comercialización al mercado objetivo.

9. Desarrollo catálogos físicos o virtuales de acuerdo a las características del consumidor del mercado objetivo. Disponga de lista de precios actualizadas y genere en ellas ciertas condiciones de negociación sin detrimento de la rentabilidad final. Asegúrese de tener esta información en el idioma del mercado objetivo.

10. Cumpla con sus compromisos adquiridos: cotizaciones, muestras, pedidos, condiciones y especificaciones de los productos solicitados y otras informaciones que demande el cliente actual o futuro.

11. Cumpla las condiciones de pago con sus representantes internacionales para generar en ellos identidad hacia el negocio. Previamente defina metas de manera formal.

12. Es necesario tener una visión de corto, mediano y largo plazo para generar negocios permanentes que apoyen la internacionalización de la empresa y de los productos.

Si estás interesado en iniciarte en la exportación o ampliar tus actividades en nuevos mercados, puedes contactarme a través del siguiente formulario online conmigo. También puedes comunicarte escribiéndome a martinmondragon@outlook.com con asunto asesoria de exportación.

Comentarios:

0 comments: