Lo último

Otros titulares

Navigation

Factores en el diseño del producto para la exportación


El diseño del producto juega un papel clave en la actividad de exportadora, ya que las empresas no solo requieren de calidad y precio para exportar, sino es indispensable lograr una diferenciación de los productos para lograr una buena aceptación del producto por parte del consumidor final e interés del importador.

La empresa tiene que seleccionar entre si ofrece un producto con un diseño similar en todos los mercados o si adapta el diseño del producto de acuerdo con los mercados individuales. El diseño es determinado por las restricciones tecnológicas y estéticas. Por ejemplo, características como el color, el estilo, la forma física, la ergonomía y el tamaño del producto.

El diseño de un producto se refiere a su concepción y contenido, incluyendo tanto su expresión material como su expresión estética. Por ende, el diseño del producto para la exportación es determinado por los siguientes factores:

Naturaleza del producto

Este factor se refiere a las adaptaciones relacionadas con el estilo, tamaño, color y otras características físicas que son más comunes para los bienes de consumo diario y enseres domésticos (muebles, objetos decorativos y muebles) que para los bienes industriales. Esta modificación de diseño también variará de acuerdo con la importancia del envase en el valor agregado del producto.

Leyes y reglamentos

Las leyes y reglamentos en los mercados extranjeros a menudo conducen a adaptaciones en el nivel de diseño del producto, lo que además genera gastos adicionales.

Preferencias locales

Influenciados por la cultura local, los gustos y preferencias varían enormemente entre los mercados y dentro de ellos. Esta variación en los gustos se demuestra, por ejemplo, con respecto al color. El color posee un valor simbólico que a menudo difiere dependiendo de la cultura y por lo tanto no siempre puede trasladarse entre mercados. El color afecta considerablemente el comportamiento de compra de los consumidores incidiendo en cómo perciben el producto. Blanco simboliza vida y pureza en ciertos países (Europa) y muerte en otros (Asia Oriental). Morado es un color de nobleza en el Japón mientras que en algunos países sudamericanos representa la muerte.

Costo

Más allá del costo de producción del producto, es necesario verificar que los costos adicionales generados al adaptar el diseño del producto puedan ser sobrellevados por la empresa o el consumidor final.

Compatibilidad con el entorno

Cada día surgen más consumidores con conciencia ecológica que exigen a las empresas, contemplar la protección del medio ambiente en el diseño de sus estrategias. A raíz de ello, es indispensable asegurarse que el producto debe ser compatible con el ambiente en dónde será usado (certificaciones orgánicas que solicita el mercado). Si este no es el caso, es necesario modificar el diseño.

Un buen diseño permite aumentar la calidad de los atributos del producto, optimiza sus funciones, ad ecua la apariencia del producto a las preferencias y gustos de los clientes y permite mejorar los factores que conforman su precio.

Comentarios:

0 comments: