Lo último

Otros titulares

Navigation

Jordania mercado seguro para los negocios en Oriente Medio


El Reino de Jordania es un país árabe en Oriente Medio, ubicado en la orilla oriental del río Jordán, Su capital y ciudad más poblada es Amán (4 millones de habitantes, 2016). El país cuenta con pocos recursos naturales (falta de petróleo, escasez de agua), sin embargo, Jordania es una economía emergente en Oriente Medio, impulsada por el sector de los servicios financieros (el principal banco árabe es jordano), gracias a las reformas financieras (privatización, reforma fiscal, apertura del sector bancario, etc.); sino también por el turismo, el comercio y el sector inmobiliario. Esto se refleja en su crecimiento económico sigue siendo modesto (2.1% PBI 2016), pero teniendo en cuenta las actuales tensiones en la región, esto debe considerarse como un resultado satisfactorio. Se prevé que el crecimiento alcance un promedio de 2.3% de acuerdo con las previsiones del Fondo Monetario Internacional este año. 

Jordania ha experimentado una afluencia masiva de refugiados, principalmente de Siria (estimada en 1,3 millones), que ha sido una fuente de presión económica, social y demográfica. Pero gracias, a los proyectos de ayuda internacional y las medidas tomadas por el gobierno, Jordania viene superando estos desafíos, y se ha convertido un elemento central de la estabilidad en el Cercano Oriente y Oriente Medio, asegurando la paz en las fronteras que comparte con sus países vecinos. Por lo tanto, Jordania no sólo es considerada el país más seguro en Oriente Medio, es el país árabe más seguro en general; lo que ubica a Jordania como una puerta de entrada a la región de Oriente Medio.


Jordania ofrece diversas oportunidades comerciales en todo tipo de sectores. Las importaciones son muy variadas, reflejo de una economía pequeña y abierta con muchas necesidades. Los principales productos importados son combustibles minerales y petróleo, vehículos, maquinaria y equipos eléctricos y electrónicos, y cereales. Los principales socios de importación del país son Arabia Saudita, China, los Estados Unidos y la India. Desde el punto de vista del exportador, entre los sectores con mayor potencial tenemos: materiales para la construcción, pavimentos y revestimientos cerámicos, maquinaria para la industria, automóviles y componentes del automóvil, prendas y complementos de vestir y preparados alimenticios.

Desde el punto de vista del inversor, Jordania presenta grandes oportunidades de inversión. La Comisión de Inversiones del Reino de Jordania ha dado el visto bueno para la ejecución de 26 proyectos en el país; y según, informa el diario The Jordan Times, el valor de los desembolsos alcanza los 141 millones dinares jordanos (198 millones de dólares), con capital procedente de hasta 19 países, Arabia Saudí, Kuwait, Siria, Palestina, Alemania, Rumanía y Australia, incluyendo Jordania. La puesta en marcha de dichas iniciativas se dará en el ámbito agrícola, turístico e industrial. Por último, con el objetivo de estimular la inversión, la Jordan Investment Commission (IJC) también proporciona servicios complementarios que incluyen, entre otros, el registro de empresas extranjeras, la emisión de permisos de importación y el análisis y evaluación del precio de los bienes raíces, las propiedades y los terrenos destinados a la inversión dentro y fuera de las áreas de desarrollo.

Si desea hacer negocios en Jordania, ya sea a través de la exportación o inversión extranjera directa (IED), recomiendo iniciar la aventura exterior acompañado. La labor de un socio local te allanará el terreno y te evitará sorpresas. Con un distribuidor o agente comercial te ahorras la estructura logística, oficinas, personal y transporte. Tenga presente que sólo pueden ser agentes en Jordania aquellas personas con nacionalidad jordana. En el caso de grandes proyectos o licitaciones, tenga paciencia, es muy posible que se requieran múltiples visitas al mercado, y que el proyecto o las licitaciones sufran transformaciones a lo largo del tiempo. Por ello, tenga precaución cuidando la estructura de los contratos, los jordanos como clientes tienen fama de ser muy exigentes y de ser extremadamente hábiles a la hora de interpretar los términos contractuales.

El presente artículo se publicó originalmente en la revista Diario del Exportador Nº 009.


Comentarios:

0 comments: