Lo último

Otros titulares

Navigation

El etiquetado del producto para la exportación


En la elaboración del producto, específicamente la etiqueta, el exportador debe conocer y cumplir las regulaciones específicas de etiquetado que el país de destino exige al producto que se pretende exportar; caso contrario, al llegar a la aduana del país importador la mercancía puede ser detenida por no cumplir con las normas de etiquetado. De ahí la importancia de conocer estas disposiciones antes de exportar.

En cada país existe alguna autoridad normativa que se encarga de establecer y verificar el cumplimiento de las regulaciones de etiquetado de las mercancías que se han de comercializar. Por ejemplo, para alimentos, en Estados Unidos de América la Food and Drug Administration (FDA) se encarga de establecer y vigilar el cumplimiento de las regulaciones de etiquetado para alimentos procesados. En el caso de Canadá, la responsabilidad recae en la Canadian Food Inspection Agency (CFIA).
Sitios web sobre normas de etiquetado
Market Access Map: www.macmap.org
Trade Helpdesk: http://trade.ec.europa.eu/tradehelp/
ALADI: http://consultawebv2.aladi.org/sicoexV2/jsf/home.seam
OMC: http://tbtims.wto.org/es/NationalEnquiryPoints/Search
En términos generales, los aspectos en materia de etiquetado que el exportador debe tomar en consideración son:
  • Nombre comercial del producto,
  • Nombre y dirección del productor, exportador, importador, distribuidor,
  • País de origen,
  • Registró ante la autoridad competente,
  • Peso neto, cantidad del producto, volumen,
  • Etiquetado nutricional (si corresponde),
  • Instrucciones de uso y de almacenamiento,
  • Fecha de producción, caducidad o de durabilidad mínima,
  • Número de lote,
  • Sello o indicación del cumplimiento de una norma de calidad


La información deberá presentarse en el idioma del país importador, con un tamaño de letra proporcional a las dimensiones de la etiqueta, según se establezca en las regulaciones de cada país, para que el consumidor la pueda leer con facilidad en condiciones normales de compra. Asimismo, habrá que tomar en consideración las regulaciones adicionales que los estados o provincias que conforman cada país puedan establecer para ciertos productos.

Al presentar la información en la etiqueta, esta no deberá ser de tal naturaleza que induzca a error al consumidor, especialmente sobre las características del producto y, en particular, sobre su naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, origen, procedencia y modo de fabricación u obtención, atribuyendo al producto efectos o propiedades que no posea, o bien, sugiriendo que el producto posee características particulares, cuando todos los productos similares posean estas mismas características.

Cabe indicar, que muchos de los requisitos de etiquetado varían dependiendo del producto a importar; no es lo mismo un etiquetado para alimentos que para textiles o electrodomésticos. Del mismo modo, es importante tomar en cuenta que, como toda regulación, las normas de etiquetado pueden modificarse en cualquier momento, por ello es conveniente asegurarse de que se cuenta con la información vigente.

En conclusión, antes de realizar algún gasto en la impresión de la etiqueta, se sugiere consultar con su cliente en el extranjero, recurrir a los organismos públicos de apoyo al exportador o un consultor especializado en estas regulaciones, o bien, solicitar la opinión y aprobación de la etiqueta directamente a las entidades de verificación autorizadas en el país importador.

Comentarios:

0 comments: