Lo último

Otros titulares

Navigation

Cláusulas básicas en un contrato de compraventa internacional


El contrato de compraventa internacional es el acuerdo de voluntades suscrito entre dos o más partes (que normalmente tienen domicilio en Estados diferentes), respecto al intercambio de bienes por un precio de mercado; es decir, en el contrato se establecen los derechos y obligaciones de las partes (comprador y vendedor), así como los instrumentos jurídicos en caso de controversias. En este sentido, un contrato de compraventa internacional, requiere de cláusulas adecuadas que aseguren la operación comercial. Las cláusulas básicas que todo contrato de compraventa internacional debería tener son:

Identificación de todas las partes

Se incluyen nombre, dirección y contacto (mail, teléfono y fax). Es importante para saber si se trata de empresas con establecimientos en diferentes países.

Objeto del contrato

Es necesario detallar este punto en el contrato o en un anexo, con los siguientes datos:
  • Cantidad y calidades.
  • Especificaciones técnicas.
  • Finalidad de la mercancía.
  • Especificaciones de embalaje.

Precio y forma de pago

Debe especificarse claramente el precio, la divisa, el plazo de pago, la forma de pago y el medio de pago.

Condiciones de entrega

Las condiciones de entrega de las mercancías (INCOTERMS) son cláusulas universalmente utilizadas en los contratos internacionales para determinar las obligaciones de las partes al entregar las mercancías. Este concepto se tratará más adelante.

Cláusulas generales

Son las que definen las condiciones en las que se llevará a cabo el contrato: cómo se comunicarán las partes entre ellas, forma de efectuar modificaciones del contrato, posibilidad o no de ceder los derechos del contrato, etc.

Los riesgos de impago

El riesgo de impago está siempre presente en cualquier tipo de relación obligatoria, pero, cuando incorporamos a la misma un elemento internacional, tal riesgo aumenta. Por tanto, se han establecido diferentes mecanismos para reducir tal índice. Destacamos los siguientes:
  • Fijando anticipos de pago.
  • Mediante un crédito documentario irrevocable y confirmado.
  • Suscribiendo una póliza de seguro de crédito a la exportación.
  • Contratando con una sociedad de Factoring.
  • Fijando una cláusula de reserva de la propiedad.
  • Incluyendo una cláusula penal.

Procedimiento de solución de controversias

Cualquier disputa, controversia o pretensión que surja o se relacione con el presente contrato, incluyendo su celebración, interpretación, cumplimiento, incumplimiento, terminación o invalidez será resuelto conforme a las reglas de un Arbitraje o Tribunales Estatales.

La ley aplicable al contrato

Es éste uno de los puntos más importantes de fijar en un acuerdo internacional, según el cual, las partes determinan qué ley será la aplicable al fondo del asunto que ha de regir el contrato. Existe lo que técnicamente se denominan “los puntos de conexión”, que suponen algún tipo de vinculación entre el contrato con el país en el que se pretende su aplicación, y sin la cual dichos países no entran a conocer el asunto. Estos pueden ser muchos y muy variados, como, por ejemplo: las nacionalidades de las partes, la residencia de alguna de ellas, el lugar de celebración del contrato, el lugar de ejecución del mismo, etc.

Así, la ley aplicable al fondo del asunto o del contrato, puede ser designada de forma:
  • Expresa: las partes la indican en el contrato claramente y de forma concisa.
  • Tácita: los órganos competentes para resolver el conflicto existente lo deducen del comportamiento implícito de las partes en base a una serie de hechos externos como puedan ser: el idioma elegido, la jurisdicción a la que se pretenden someter, etc.

Firma del contrato

Da fe de la fecha y el lugar en que el contrato entra en vigor. Esto puede afectar ante una posible divergencia entre las partes.

Comentarios:

0 comments: