Lo último

Otros titulares

Navigation

El protocolo de negocios en Japón


En Japón es imprescindible respetar la cultura y el protocolo empresarial para cerrar negocios, por lo tanto, es importante conocer los protocolos referente al saludo, nombres y títulos, presentación, gestos y lenguaje corporal, entre otros aspectos). A continuación de ofrecen algunos consejos sobre protocolo de negocios en Japón.

Saludos

En una reunión, el apretón de manos entre personas se considera una muestra de cortesía apropiada. Los japoneses, normalmente, al saludar aprietan las manos, pero de manera suave, acompañado de un ligero contacto visual.

Las reverencias son ampliamente apreciadas en los saludos, ya que son consideradas como muestras de respeto. Una reverencia entre dos personas japonesas es un ritual complicado. El grado de inclinación depende de la relación entre las personas involucradas y la situación en la cual se realiza. Por eso, los extranjeros solo deben realizar reverencias suaves como muestra de cortesía, y nunca hacerlo en broma.

Una reverencia consiste en juntar los talones, inclinarse desde la cintura y moverse hacia abajo mirando en esa dirección, y no a la persona con quien está tratando. Es necesario asegurarse de inclinar la cabeza correctamente, a fin de evitar atropellos. Por eso, se recomienda estar ubicado a la distancia pertinente de la persona a quien se saluda, a fin de no golpearla a la hora de hacer la reverencia.

Al momento de realizar la reverencia, los hombres deben mantener las manos a los lados del cuerpo (derecho e izquierdo). Las mujeres deben cruzar las manos, justo enfrente del cuerpo.

Formalidad en nombres y títulos

Siempre utilice los apellidos y títulos apropiados para dirigirse a otra persona o presentarla ante un público. Entre los japoneses, solo los amigos más cercanos utilizan sus nombres en lugar de los apellidos. Utilice el nombre para dirigirse a la otra persona solo si ha sido explícitamente invitado para hacerlo.

Al realizar la presentación de una persona, mencione el nombre, el título profesional, el cargo que desempeña en la empresa y el nombre de esta. Por ejemplo: “Él es Hayashi-san, ingeniero de sistemas, Gerente de Sistemas de la Corporación Sony…”.

La mejor forma de referirse a un japonés es mencionando su apellido más el sufijo “san”, el cual connota muestra de honor. Por ejemplo: Sr. Hayashi = Hayashi-san; Sra. Hayashi = Hayashi- san; Srta. Hayashi = Hayashi-san

El título corporativo y el cargo son muy importantes. Si está presentando a una persona con rango o cargo superior, no es necesario mencionar su nombre. Para nombrar a los altos ejecutivos, se utilizan los títulos en lugar de los apellidos, especialmente, en las presentaciones. Por ejemplo, Shacho-san significa “Sr. presidente” y Bucho-san significa “Sr. gerente”.

Cuando deba presentarse y se refiera a usted mismo, nunca utilice el sufijo “san” con su propio nombre. Por ejemplo, “Mi nombre es Pérez-san”. Hacerlo implica que se está haciendo honores usted mismo. Este sufijo solo se utiliza cuando se hace referencia a otra persona.

Presentación de tarjetas de negocios

No asista a las reuniones de negocio sin las tarjetas correspondientes. Siempre lleve consigo una cantidad sustancial. Asegúrese de que la tarjeta de negocios especifique claramente su rango, ya que eso determina con quién va a negociar como contraparte. Las tarjetas bilingües (por un lado, con información en idioma japonés y, por el otro, en inglés) son sumamente útiles.

El intercambio de tarjetas de negocios es formal y debe realizarse con respeto. Siempre entregue y reciba las tarjetas con ambas manos. El intercambio de estas, por lo general, suelen ir acompañadas por una pequeña reverencia. Cuando reciba una tarjeta de un empresario japonés, debe examinarla con cuidado. No la coloque inmediatamente en el bolsillo, pes es considerado como una falta de respeto, y no escriba en la tarjeta de una persona en su presencia. Siga este procedimiento para cada tarjeta que entregue o reciba.

Gestos y lenguaje corporal

Una conducta tranquila, digna y modesta es esencial para dejar una buena imagen ante las personas japonesas.

Los japonenses le dan un gran valor a la comunicación no verbal; por ello, se arriesgue a transmitir mensajes negativos a través de señales no verbales, ya que ellos consideran una falta de sensibilidad hacerlo. Por ejemplo, rascarse la parte posterior de la cabeza o inhalar cualquier líquido u otra sustancia haciendo ruido con los dientes es una señal de malestar.

El silencio es muy valorado en la cultura japonesa; además, es concebido como una forma natural y esperada de comunicación no verbal. Para ellos, si no existe la necesidad de charlar, no lo hacen, ya que consideran una actitud frívola hablar demasiado.

En una conversación, el asentimiento con la cabeza es muy importante. Esta acción significa que se está mostrando interés por lo que se escucha y que se entiende lo informado; no, necesariamente, expresa estar de acuerdo o en desacuerdo con algo. Por el contrario, si no se realiza este asentimiento, la persona pensará que no se le entiende.

Evite, en lo posible, el contacto físico con las personas. No haga muestras de afecto en público, como abrazar o palmear el hombro. Respete los espacios de las personas. No se pare demasiado cerca de una persona japonesa.

Un contacto visual prolongado o mantener la vista sobre alguien durante un tiempo extenso se considera como una actitud ruda.

En Japón, una sonrisa puede significar alegría, diversión, confusión, vergüenza, ira, tristeza o, simplemente, nada. Por ello, es importante mostrar una sonrisa en el contexto apropiado.

Para los japoneses, el gesto hecho con la mano, palma hacia fuera, frente al rostro significa “no” o “yo no sé”. Este gesto puede ser realizado por un japonés como respuesta educada a una solicitud. Esto es común, sobre todo, en mujeres; aunque no es extraño que también lo realicen hombres.

Se recomienda que, al momento de sentarse, lo haga manteniendo una postura correcta (columna recta, hombros hacia afuera, etc.) y colocando ambos pies sobre el suelo. Evite cruzar las piernas y colocar el tobillo sobre las rodillas

Hay que tener mucho cuidado con los gestos. Nunca utilice el dedo índice para señalar a alguien. Si desea señalar algo o a alguien, coloque la palma de la mano hacia abajo y mueva los dedos como si fuera a realizar un rasguño. Por ningún motivo señale a las personas; menos aún, las apunte con la mano separando cuatro dedos y el dedo pulgar doblado.

Recuerde que el gesto “OK”, realizado con los dedos pulgar e índice haciendo un círculo, significa “dinero” y “todo bien”; y aquel realizado con el dedo pulgar levantado y los demás formando un puño significa “correcto” o “superioridad”.

Vestimenta

Usualmente, el estilo del vestuario que lucen los japoneses es moderno, pero a la vez conservador y formal. Estos visten bien todo el tiempo. Los hombres suelen lucir trajes oscuros y corbatas de colores sutiles. Mientras, las mujeres suelen lucir vestidos o trajes conservadores, combinados con zapatos de taco alto. Normalmente, no utilizan joyas extensas ni vestidos cortos ni demasiado maquillaje. Por ello, vístase elegantemente para las fiestas, aun si la invitación indica estilo casual.

En lo que refiere calzado, los zapatos que se deslizan o son fáciles de sacar son muy útiles. Los zapatos son retirados a la hora de ingresar a hogares privados, a muchos restaurantes de comida japonesa, aun en algunas oficinas y edificios públicos. Por ello, cuide de vestir calcetines viejos o con agujeros, ya que pueden causarle situaciones incómodas al quitarse los zapatos.

Regalos

Para los japoneses, ofrecer un regalo es un gesto que se valora mucho, hasta se le considera una ceremonia muy importante; dicho gesto tiene más valor que el regalo en sí. Por ello, debe estar preparado para intercambiar regalos con los colegas de negocios al momento de conocerlos. No entregar un regalo puede perjudicar o hasta terminar una relación de negocios.

En una reunión, no entregue los regalos a menos de que haya llevado uno para cada asistente. Es preferible contar con regalos extras. Los regalos pequeños pueden ser repartidos a los asociados. Si bien se puede entregar un regalo grupal de parte de una compañía a otra. Se debe tener en cuenta que otorgar un regalo grupal no es del todo apropiado.

Presente el regalo de una manera modesta y diga frases como: “Esto es solo una pequeña muestra de aprecio”. Simultáneamente, entregue y reciba los regalos con ambas manos y realice una pequeña reverencia.

Los japoneses pueden rehusarse a aceptar el regalo una o dos veces antes de aceptarlo. Esto es solo una actitud de cortesía, así que no conserve el regalo cuando es supuestamente “rehusado”. Insista gentilmente hasta que acepten.

En Japón se celebran temporadas destinadas a la entrega regalos. Por un lado, tenemos a Ochugen, que se realiza desde finales de junio a mediados de julio; por otro, a Oseibo, que se realiza en diciembre. Si se encuentra negociando durante estas temporadas, debe presentar un regalo a su contraparte y estar preparado para aceptar un regalo como muestra de reciprocidad. Estas temporadas, también, son ideales para enviar un regalo a un colega, asociado de negocios, cliente o cualquier con quien tenga una relación de negocios.

Comentarios:

0 comments: