Lo último

Otros titulares

Navigation

Pautas y consejos para exportar a Corea del Sur


Corea del Sur ha adquirido una importancia creciente en el mundo de los negocios debido a la sólida economía que posee, y las oportunidades que presenta para los productos extranjeros, categorizándose como la undécima más grande del mundo. No es sorpresa el interés que existe en la región por parte de las empresas para exportar sus productos al mercado surcoreano; por lo tanto, en el presente artículo se describe una serie de pautas y consejos para exportar a Corea del Sur.

En un primer paso, se recomienda al exportador que pretenda hacer negocios en Corea que envíe catálogos y que cuente con su propia página web, así como también se recomienda enviar muestras y listas de precios como una manera de presentar a la empresa y hacer conocer la canasta de productos que se ofrece.

Una vez realizada esta fase, el exportador puede visitar el país con el objetivo de conocer a su potencial comprador y llevarle información detallada de los productos y sus respectivos precios, tiempos de entrega y las cantidades definitivas que puede proveer para cerrar un contrato de compraventa internacional final. En este país los empresarios tienen una frase que dice “primero haz amigos y después un cliente”. Ello significa que para los surcoreanos la confianza es lo más importante al hacer negocios, por lo que esta frase se podría considerar elemental para poder entablar una negociación exitosa.

Asimismo, de haberse entablado una oferta con el potencial cliente surcoreanos, esta no se debe retirar o enmendar unilateralmente antes de la expiración de su fecha de vigencia, ya que esta oferta constituye para los compradores surcoreanos una propuesta de venta a pesar de que no se ha firmado aún un contrato en firme, por lo que ellos esperan que los exportadores cumplan con todos los términos y las condiciones de la oferta.

También es importante que en los contratos se establezcan las pautas de manera clara y precisa debido a que los surcoreanos respetan mucho los acuerdos pactados y no admitirán ninguna modificación.


Por lo tanto, se recomienda tener dos alternativas mínimo en la propuesta de negocios y prepararse para una negociación fuerte, ya que los surcoreanos son muy buenos negociantes y buscarán el mejor precio y las condiciones de venta.

Cabe recalcar que los empresarios surcoreanos conservan patrones culturales muy distintivos. Por ejemplo, se debe esperar a ser invitado para poder entrar en una oficina o sentarse a la mesa, así como el saludo que consiste en el típico apretón de manos acompañado de una ligera inclinación de la cabeza. No se debe presionar a los empresarios surcoreanos, pues es de muy mal agrado para ellos. Les gusta tomarse el tiempo para estudiar y razonar mejor la propuesta de negocio, tampoco dan respuestas negativas de forma directa, sino que usan frases como “Lo voy a considerar” o “Quiero pero…” 

Por otro lado, el estatus en Corea del Sur es sumamente importante, por lo que un exportador extranjero debe tener con anticipación información acerca de la persona con la que va a negociar para poder incluir en el equipo a una persona que esté a su altura. Es importante ser modesto, por cuanto el empresario surcoreanos rápidamente determina si su contraparte finge tener posiciones que realmente no posee.

Si se ha dado un primer intercambio comercial exitoso y se puede apreciar un futuro prometedor, se aconseja a los empresarios exportadores que abran una oficina de ventas en Corea o que sean representados por un agente que pueda promover sus negocios. Debe tener en cuenta que una vez llegado al acuerdo todo se realiza con mucha rapidez, lo que ellos llaman “pali-pali” (muy rápido), pero nunca dejan de lado el seguimiento, ya que si no se realiza un adecuado seguimiento a los vínculos inicialmente logrados, posiblemente pierda toda posibilidad de negocio, aun cuando haya encontrado a una empresa realmente interesada en sus productos.

Comentarios:

0 comments: