Lo último

Otros titulares

Navigation

¿Qué son los aranceles y cómo se aplican?


Para definir un arancel, debemos comprender que, por lo general, las importaciones suponen una cierta desventaja económica para el país receptor, porque pueden desplazar a su propia producción de bienes.

Entonces, ¿Qué es un arancel? No son otra cosa que los impuestos o gravamen que se aplican solo a los bienes importados. Donde, generalmente son los funcionarios de aduanas del país importador quienes recaudan los aranceles aplicados a las importaciones cuando se despachan en aduana las mercancías para consumo interno. Además, encontramos cinco formas de aplicación distinta, las cuales deberás tener en cuenta si piensas incursionar en el ámbito del comercio exterior.

Uno de los tipos de arancel más extendidos es el Ad-valorem (al valor), en el que el precio a pagar es un porcentaje específico del valor de la mercancía importada. Por ejemplo, si un producto cuesta US$ 1,000 y el arancel es del 6%, el exportador pagará US$ 60 por cada unidad que ingrese al país de destino.

Asimismo, encontramos el arancel específico, en que se impone un monto calculado sobre la base de una unidad de medida como el peso, el volumen, etc., de la mercancía importada. Por ejemplo, La aplicación de un arancel de US$ 10 por tonelada de maíz importado. De una tonelada de peso daría lugar a una obligación de pago de 10 dólares en concepto de derecho de aduana.


También, encontramos los aranceles mixtos, que consiste en el pago calculado sobre la base del valor de las mercancías importadas (derecho ad-valorem) o de una unidad de medida de las mercancías importadas (derecho específico). A menudo se calcula seleccionando el valor más elevado, aunque hay casos en que se elige el más bajo (según lo establecido en el propio arancel mixto). Por ejemplo, 5% ad valorem O US$ 10 por tonelada.  Si un camión importado tiene un valor de 1.000 dólares y pesa dos toneladas. El componente ad valorem del derecho ascendería a US$ 50, y el componente específico a US$ 20 . Puesto que 50 es superior a 20, se tendrían que pagar US$ 50 en concepto de derecho de aduana.

De igual manera, también encontramos los aranceles compuestos. En estos casos, se combinan las modalidades ad-valorem y específica. Un caso de arancel compuesto puede darse en el caso de la exportación de un automóvil. En esta circunstancia, se puede exigir el pago de un monto fijo de US$ 1,000 más el 1% del valor del vehículo.

Finalmente, encontramos el arancel técnico, que consiste en el calculo sobre la base de los contenidos específicos de las mercancías importadas, de los derechos pagaderos por los componentes o de determinados artículos conexos. Por ejemplo, US$ 3 por unidad + US$ 2 por kg sobre la batería. En el caso de un ordenador portátil importado con una batería de 1,5 kg de peso, se tendrían que pagar 6 dólares (3 dólares + 2 dólares * 1,5 kg) en concepto de derecho de aduana.

Por lo tanto, podemos concluir que el arancel produce un efecto inmediato de recaudación. Y en el caso de los productos con demandas inelásticas, más ganará el Estado. Es el caso de los aranceles al petróleo o la gasolina.

El arancel no debe ser considerado como una traba administrativa o una imposición arbitraria, pues todos los países la aplican para incentivar la competencia leal. Las tarifas arancelarias se reducen considerablemente, y en algunos casos se eliminan de forma definitiva, cuando dos o más países tienen Tratados de Libre Comercio.

Ningún país en la región es ajeno a esta realidad, ya que han suscrito TLC’s con países de todo el mundo, incluyendo Estados Unidos, Canadá, Unión Europea, China, Japón, entre otros.

Comentarios:

0 comments: