Lo último

Otros titulares

Navigation

Logística: ¿cuantos tipos de dispositivos de transporte existen?


En cualquier compañía, como puede ser una oficina o un almacén, los dispositivos de transporte son elementos imprescindibles para facilitar la logística interna de la organización. La logística son los medios y procesos destinados a la gestión de un servicio concreto, que habitualmente se relaciona con la distribución.

Una correcta gestión logística pasará por estos elementos móviles, gracias a los cuales las mercancías y productos llegarán a su destino en un periodo temporal programado y sin sufrir desperfectos.

Detalles técnicos de los dispositivos de soporte

Las ruedas, el peso, la capacidad de carga y la manejabilidad serán determinantes a la hora de escoger un dispositivo u otro, ya que el diseño influirá en el grado de esfuerzo en que la persona incurrirá a la hora de utilizar uno u otro. En los últimos años, la tendencia del sector se dirige hacia un diseño más ergonómico que, ante todo, busca facilitar la labor de la persona que deba manipular el aparato.

Más allá de los detalles técnicos de los artefactos, existe una amplia gama de dispositivos de transporte para ajustarse a cada necesidad y situación. En una clasificación inicial se podrían diferenciar por el peso de la mercancía que el mecanismo soporta, el tipo de ruedas y la funcionalidad específica de las mismas, la capacidad de acoger una mayor o menor carga, el material del que están hechos, el tipo de almacenamiento que proveen y, desde el punto de vista del usuario, la clase de empuñadura o mecanismo de agarre.

Necesidades y utilidades de los elementos móviles

Según las necesidades del usuario, en el mercado se encuentran las carretillas, que funcionan con dos empuñaduras clásicas, los bastidores rodantes, que carecerían de dicho punto de agarre, o los carros, que normalmente contarán con una barra en cada lateral para un transporte liso y tranquilo.

En el caso de los carros, la variedad del mercado es extremadamente amplia y se pueden encontrar para muchos usos. Existen los que funcionan como mero punto de almacenamiento o montaje que se movilizarían en momentos específicos, como los carros de montaje o de oficina, o aquellos que permiten una movilidad constante, como podrían ser los carros con pisos.

A la hora de escoger un carro para una oficina, es importante determinar cuál es la función que debe desempeñar en el ambiente de trabajo, por lo que la primera pregunta que se debe responder es decidir si se trata de montaje o de transporte.

Cuando se trata de mercancías un poco más pesadas, las tipologías más empleadas serían las de mayor tamaño, como las carretillas de transporte, los remolques o, incluso, los recipientes rodantes.

Toda esta clase de dispositivos se pueden encontrar en negocios como los talleres de mecánica o la restauración, así como son una herramienta básica para desempeñar, por ejemplo, las labores de limpieza industrial u hotelera. A un nivel más elevado, son los que hacen posible el funcionamiento y distribución de los grandes recintos industriales.

Sin importar el tamaño del negocio, unos elementos de movilidad adecuados son necesarios para el funcionamiento diario de cualquier organización. Y es que estos mecanismos se ocupan, de forma intangible, de la eficiencia y la productividad de cada compañía.

Comentarios:

0 comments: